¿Una docente embarazada con contrato a término fijo puede ser...

despedida?


Existe la doctrina de la estabilidad laboral reforzada que consiste en una obligación derivada del contrato de trabajo de no poder terminarse con trabajadores que sufren alguna discapacidad, esto es cuando la causa del despido es precisamente la discapacidad del trabajador. De lo anterior carecería de todo efecto jurídico el despido o la terminación del contrato de una persona por razón de su limitación sin que exista autorización previa de la oficina de Trabajo que constate la configuración de la existencia de una justa causa para el despido. No obstante, para que esta doctrina opere, la causa del despido debe ser la incapacidad del trabajador y así poder predicarse la ineficacia del despido, aunque se presumen que así es cuando se despide a un trabajador que sufra la invalidez. Lo anterior significa un trabajador que sufre de discapacidad, aún por causa de un accidente de trabajo, tiene una estabilidad laboral reforzada y, en principio, para poder terminar el contrato de trabajo unilateralmente se requiere justa causa y autorización previa del Ministerio de la Protección Social.


¿Quieres hacer una consulta?