Autor : AbogadosYa Fecha : 2016-10-25 17:05:04

Trabajar en un ambiente sano es tan necesario como contar con los medios y herramientas adecuadas para realizar las labores a cargo. Un ambiente en el que los trabajadores se sientan tranquilos, en confianza y respeto por sus derechos, brinda la seguridad necesaria para desempeñar sus funciones.

Lastimosamente, esto no siempre es así. Hace parte de los gajes del oficio que ocurran situaciones como roses entre superiores y subalternos o entre los mismos compañeros de trabajo, que tensionan las relaciones interpersonales y que pueden pasar de claro a oscuro si no se les presta atención.

Este tipo de cosas intimidan y angustian al trabajador y despiertan en él la intención de renunciar a su trabajo. Para evitar que sus derechos sean vulnerados, desde el año 2006 la Ley 1010 busca prevenir y sancionar todo tipo de acoso laboral. En este Blog, le brindamos las pautas para que conozca si es usted víctima de este problema, y de ser así, qué puede hacer para detenerlo.

PERO ¿QUÉ SE CONSIDERA ACOSO LABORAL SEGÚN LA LEY?

Lo primero que usted debe saber es que el acoso laboral se caracteriza por ser una conducta persistente y demostrable; esto quiere decir que la situación debe presentarse por más de una vez para que se considere acoso, puesto que no se puede llamar así a una actitud o proceder que se tuvo por única vez. Así mismo, el hecho debe ser probado por usted al momento de denunciarlo.

Otra característica es que deben estar implicados en la conducta quienes pactaron el contrato de trabajo; en otras palabras, puede estar dirigido del empleador al trabajador o viceversa, o entre los compañeros de trabajo. De lo contrario, no podríamos hablar de acoso de tipo laboral.

Por último, aclaremos que el acosador actúa con la intención de infundir miedo, intimidar, causar terror o angustia, causar un perjuicio netamente laboral incluso desmotivando a su víctima para continuar en el trabajo, o peor aún, provocar que ésta renuncie al mismo.

Y ¿CÓMO SE QUE SOY UNA VÍCTIMA DE ACOSO LABORAL?

El artículo 7 de la Ley mencionada, nos brinda los casos específicos en los que podemos decir que alguien está siendo víctima de esta modalidad de acoso.

1. ACTOS DE AGRESIÓN FÍSICA, INDEPENDIENTEMENTE DE SUS CONSECUENCIAS

Desde un simple empujón hasta golpes fuertes que causen lesiones significativas, es una muestra de acoso. Quizás a usted le dan la orden de organizar algo en su trabajo o de traer o llevar alguna herramienta, acompañando esta orden con un golpe o maltrato físico. En este caso, es usted víctima.

2. LAS EXPRESIONES INJURIOSAS O ULTRAJANTES SOBRE LA PERSONA, CON UTILIZACIÓN DE PALABRAS SOECES O CON ALUSIÓN A LA RAZA, EL GÉNERO, EL ORIGEN FAMILIAR O NACIONAL, LA PREFERENCIA POLÍTICA O EL ESTATUS SOCIAL

Tildarlo de incompetente, incapaz, negro, gordo, pobre y otras expresiones que puedan causar incomodidad y que impliquen desprecio o irrespeto, es una de las formas más comunes de acoso.

3. LOS COMENTARIOS HOSTILES Y HUMILLANTES DE DESCALIFICACIÓN PROFESIONAL EXPRESADOS EN PRESENCIA DE LOS COMPAÑEROS DE TRABAJO

Parece que se ha convertido en una costumbre el hecho de hacer comparaciones odiosas entre los profesionales de un mismo lugar de trabajo. Un error en su trabajo puede costarle un llamado de atención e incluso un memorando, pero cuando este se aprovecha para avergonzarlo en público, mostrarlo con burla como un profesional de dudosa capacidad o incluso desprestigiar su profesionalismo, entonces estamos frente a otra forma de acoso laboral.

4. LAS INJUSTIFICADAS AMENAZAS DE DESPIDO EXPRESADAS EN PRESENCIA DE LOS COMPAÑEROS DE TRABAJO

Además de desestabilizar emocionalmente a la víctima, una situación de este tipo crea inestabilidad y angustia. El no saber si hoy o mañana le van a decir que no regrese a su trabajo, claramente llena de temor a quien escucha una y otra vez esta advertencia.

5. LAS MÚLTIPLES DENUNCIAS DISCIPLINARIAS DE CUALQUIERA DE LOS SUJETOS ACTIVOS DEL ACOSO, CUYA TEMERIDAD QUEDE DEMOSTRADA POR EL RESULTADO DE LOS RESPECTIVOS PROCESOS DISCIPLINARIOS

El sujeto activo del acoso es la persona, sea el empleador o un trabajador, que se encarga de atacar a otro. Cuando la víctima ha denunciado en varias ocasiones una misma situación, y a pesar de ello el atacante no deja de perturbarla, es claro que hay acoso laboral, dada la persistencia en la conducta de la que hablábamos anteriormente.

6. LA DESCALIFICACIÓN HUMILLANTE Y EN PRESENCIA DE LOS COMPAÑEROS DE TRABAJO DE LAS PROPUESTAS U OPINIONES DE TRABAJO

Aunque tiene similitud con el numeral 3, en este caso la víctima es ultrajada por aquello que propone para ser implementado en el lugar de trabajo. Puede ser que su opinión incluso sea acertada, y aun cuando no lo sea, el atacante la desmerita y la reduce a nada con la intención desmotivar su participación en los asuntos de la empresa y hacerle sentir que no es parte del equipo de trabajo.

7. LAS BURLAS SOBRE LA APARIENCIA FÍSICA O LA FORMA DE VESTIR, FORMULADAS EN PÚBLICO

No es lo que se dice, sino la forma en la que se dice. Podrían decirle que su ropa no combina en lo absoluto o que su aspecto físico no es el más atractivo, sin embargo, usar las palabras más amables siempre traerá consigo un ambiente de armonía. Pero cuando en lugar de ello, se hace mofa de su vestimenta y demás, al punto de menoscabar su autoestima, claramente se trata de acoso laboral.

8. LA ALUSIÓN PÚBLICA A HECHOS PERTENECIENTES A LA INTIMIDAD DE LA PERSONA

Revelar asuntos y secretos que son muy personales, problemas familiares, económicos, una enfermedad, delante de quienes forman parte de su círculo laboral. El derecho a la intimidad y a la vida privada no debe ser violado de ninguna manera, y contar sus asuntos de esta manera puede ser denunciado como acoso laboral.

9. LA IMPOSICIÓN DE DEBERES OSTENSIBLEMENTE EXTRAÑOS A LAS OBLIGACIONES LABORALES, LAS EXIGENCIAS ABIERTAMENTE DESPROPORCIONADAS SOBRE EL CUMPLIMIENTO DE LA LABOR ENCOMENDADA Y EL BRUSCO CAMBIO DEL LUGAR DE TRABAJO O DE LA LABOR CONTRATADA SIN NINGÚN FUNDAMENTO OBJETIVO REFERENTE A LA NECESIDAD TÉCNICA DE LA EMPRESA

Cuando empleador y trabajador pactan un contrato, también se comprometen a cumplir con ciertas condiciones, funciones y labores a desempeñar. A pesar de ello, una de las formas más utilizadas para inducir al trabajador a renunciar, es el cambio inesperado y continuo de esas condiciones iniciales. De repente, se le empiezan a imponer nuevas funciones, muchas de ellas más complicadas que las pactadas e incluso salidas del rol que el trabajador viene a desempeñar, se impone mayor carga, asuntos sobre los que no tiene conocimiento, pero cuyo resultado se le exige. Si es su caso, puede estar siendo víctima de acoso.

10. LA EXIGENCIA DE LABORAR EN HORARIOS EXCESIVOS RESPECTO A LA JORNADA LABORAL CONTRATADA O LEGALMENTE ESTABLECIDA, LOS CAMBIOS SORPRESIVOS DEL TURNO LABORAL

La exigencia permanente de laborar en dominicales y días festivos sin ningún fundamento objetivo en las necesidades de la empresa, o en forma discriminatoria respecto a los demás trabajadores o empleados. Horarios excesivos y hasta imposibles, jornadas totalmente distintas a las inicialmente comprometidas, días extra de trabajo, donde la intención no es ayudarle a ganar más dinero por las horas extra, sino cansarlo, llevarlo al punto de la desesperación y agotamiento físico para que prescinda de continuar en su labor.

11. EL TRATO NOTORIAMENTE DISCRIMINATORIO RESPECTO A LOS DEMÁS EMPLEADOS EN CUANTO AL OTORGAMIENTO DE DERECHOS Y PRERROGATIVAS LABORALES Y LA IMPOSICIÓN DE DEBERES LABORALES

El hecho de que se guarden ciertos privilegios para unos pocos empleados y se le deje a usted por fuera de ellos, quizás privilegios materializados en la concesión de permisos, préstamos empresariales o disminución de carga laboral en otros y no en usted, también son formas de lesionar sus derechos laborales.

12. LA NEGATIVA A SUMINISTRAR MATERIALES E INFORMACIÓN ABSOLUTAMENTE INDISPENSABLES PARA EL CUMPLIMIENTO DE LA LABOR

Aun cuando no se proveen las herramientas necesarias para su trabajo, se le exigen resultados inalcanzables sin dichas herramientas. La negativa a entregárselos, evidentemente entorpece su desempeño y lo pone en condición de desventaja, más aun si esta situación se usa como excusa para despedirlo más adelante.

13. LA NEGATIVA CLARAMENTE INJUSTIFICADA A OTORGAR PERMISOS, LICENCIAS POR ENFERMEDAD, LICENCIAS ORDINARIAS Y VACACIONES, CUANDO SE DAN LAS CONDICIONES LEGALES, REGLAMENTARIAS O CONVENCIONALES PARA PEDIRLOS

¿Tiene una cita médica y no se le permite asistir a ella? ¿Cuántos periodos vacacionales le han aplazado hasta el día de hoy? ¿Necesita su licencia de madre lactante, pero se niegan a permitirle su derecho? Estas son conductas que la Ley define como de acoso laboral; siempre que los permisos se soliciten siguiendo las reglas que la empresa ha dado, no deben ser negados.

14. EL ENVÍO DE ANÓNIMOS, LLAMADAS TELEFÓNICAS Y MENSAJES VIRTUALES CON CONTENIDO INJURIOSO, OFENSIVO O INTIMIDATORIO O EL SOMETIMIENTO A UNA SITUACIÓN DE AISLAMIENTO SOCIAL

Si por alguno de los medios de comunicación descritos, como teléfonos, redes sociales, cartas y demás, usted recibe amenazas, ofensas, humillaciones, puede denunciarlo como acoso laboral, siempre que tenga pruebas de que proviene de un empleador o un compañero de trabajo.

humillación-como-acoso-laboral

SI USTED VIVE CUALQUIERA DE LAS SITUACIONES ANTES MENCIONADAS, ENTONCES TENGA EN CUENTA…

Ser víctima de acoso laboral se puede convertir en una situación muy complicada y problemática. Usted no debe tolerar que le pase o que se prolongue, por miedo a perder su empleo. La Ley lo respalda, y a continuación le explicamos cómo frenarlo.

  1. Consulte el Reglamento Interno de la empresa en la que usted trabaja, específicamente en el apartado que trata de las conductas de acoso laboral. Una vez identifique esto, solicite a quien haga parte del Comité de Conciliación de la empresa que su caso se tome en cuenta. Lo primero que hay que hacer es trata de solucionar el asunto desde adentro, frenarlo sin necesidad de acudir a personas externas. El Comité deberá analizar el caso y llamar a la conciliación y solución del conflicto.
  2. Si lo anterior no funciona, acérquese a la Oficina del Ministerio de Trabajo más cercana, y ponga en conocimiento del Inspector de Trabajo su situación. Para ello, debe llevar la denuncia de lo sucedido por escrito, anexando prueba de cada uno de los hechos que usted mencione. Así mismo, si desea ser trasladado a otra dependencia dentro de la misma empresa mientras se lleve a cabo el proceso, solicítelo en la demanda. De esta forma, se dará inicio al procedimiento previsto en la Ley para estos casos, ante la entidad encargada: el Ministerio de Trabajo.

___________________________________________

Por último si usted actualmente vive una situación de Acoso Laboral y tiene dudas sobre este tema lo invitamos a que realice su Consulta Jurídica Online Gratis a través de nuestra página web, donde Abogados Especialistas estarán dispuestos a darle las mejores Orientaciones Jurídicas.









podrás anular la suscripción cuando quieras